Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Los sofás eléctricos son unas de las invenciones más aclamadas por quienes disfrutan mirar la televisión, leer cómodamente o simplemente descansar por unos minutos y relajarse.

Si perteneces a este grupo de personas sabrás lo importante que resulta hacer una buena elección al momento de adquirir un sofá de este tipo, teniendo en cuenta la utilidad de sus funciones, la durabilidad de sus materiales y especialmente la suavidad de y resistencia en su superficie

Aunque muchos de ellos se caracterizan por su calidad, también es muy sabido que existen algunos problemas frecuentes en su funcionamiento que pueden arruinar tu jornada de descanso o entretenimiento, es por eso que hemos elaborado una lista con los 7 problemas más comunes de los sofás eléctricos.

1. El sofá no se reclina automáticamente

Evidentemente, la función de reclinamiento automático es la más importantes de estas piezas, ya que de no contar con esta cualidad se trataría de un sillón convencional, pero no debes preocuparte ya que es posible que exista una solución práctica para esta falla.

¿Por qué el sofá eléctrico no se reclina automáticamente?

Tal como mencionamos, es posible que se trate de un problema menor, es por eso que el primer paso a seguir es descartar que se trate de una falla en el suministro de energía o un desgaste de las baterías del control remoto, el cual es un problema muy frecuente.

Posible solución para el sillón que no se reclina automáticamente

La gran mayoría de estos sillones requieren estar conectados a la energía eléctrica para poder ejecutar las funciones automatizadas, es por ello que debes cerciorarte de que esté conectado correctamente a la toma eléctrica.

Si el problema persiste lo más probable es que tu control remoto se haya quedado sin baterías, en cuyo caso bastará con reemplazarlas por unas nuevas, solo asegúrate de utilizar unas de buena calidad que garanticen la máxima durabilidad.

2. Se atasca en la posición de pies hacia arriba

En ocasiones, sin importar cuanto lo conectes y desconectes, es posible que tu sofá se atasque, sobre todo en el asiento de los pies, una falla muy común que puede ser muy desagradable cuando se presenta.

¿Por qué el sofá eléctrico se atasca en la posición de pies hacia arriba?

Sin importar cuán robusto sea tu sofá, con el paso del tiempo y el uso constante alguna de sus piezas pueden deteriorarse, sobre todo cuando tienes niños juguetones y curiosos en casa y no se le da un uso adecuado. 

Posible solución para el sofá que se atasca en la posición de pies hacia arriba

Si no existe garantía que cubra el daño lo más recomendable es que hagas una revisión de sus partes mecánicas, para lo cual es necesario que retires las grapas de la tela, de esta manera podrás apreciar mejor el origen del problema.

El método más efectivo para hacer la revisión es realizar los movimientos de los pies hacia arriba de forma manual, una vez que lo hagas sabrás si es necesario reemplazar alguna pieza o si solo se trata de algún objeto que está obstaculizando el movimiento.

3. La tela de mi sofá se ha desgastado

Una de las características más desagradables de los muebles viejos es cuando sus telas muestran algún deterioro o desgaste, un problema que inevitablemente afea el aspecto de cualquier área de tu casa.

¿Por qué la tela de mi sofá eléctrico se ha desgastado?

Dependiendo del tipo de tela de tu sofá eléctrico notarás que con el paso de los años comenzará a desteñirse, a pelarse o incluso a romperse, sobre todo cuando tienes mascotas en casa o cuando lo usas con mucha frecuencia.

Posible solución para el sofá que tiene la tela desgastada

Aunque creas que es necesario cambiar de sofá, la verdad es que existe una solución más económica para darle una segunda oportunidad a tu fiel compañero de las tardes de película.

En estas circunstancias, puedes optar por tapizar nuevamente tu sofá, la buena noticia es que esta oportunidad tendrás la opción de modificar el tipo y color de tela y combinarla con el color de tus espacios.

En caso de que tengas muebles de cuero y se estén desconchando puedes probar con un kit de mantenimiento y limpieza de cuero antes de considerar cambiar toda la tapicería, pues es posible que puedas resolver el problema en unos minutos.

4. El sofá está desnivelado

La firmeza y estabilidad de los sillones es una cualidad muy valiosa que los hace confortantes y sobre todo, seguros, así que para evitar cualquier accidente indeseado es imprescindible que mantengas tu sofá correctamente nivelado.

¿Por qué mi sofá está desnivelado?

La gran mayoría de este tipo de sillones cuentan con pequeñas gomas en las puntas de cada una de sus tapas, una pieza que además de darle altura evita que se creen rayones en el piso al momento de trasladar el sofá de un lugar a otro.

Estas gomas pueden despegarse o deteriorarse con el tiempo, sobre todo si cuentas con niños juguetones que disfrutan de los juegos sobre el sillón.

Posible solución para el sofá eléctrico desnivelado

Por fortuna, se trata de un problema menor que puedes identificar rápidamente y que sobre todo es muy sencillo de solucionar.

Una vez que identifiques la pata que se encuentra desnivelada debes proceder a voltear el sofá de manera que las patas queden totalmente descubiertas, una vez hecho esto, puedes retirar otra de las gomas de otra pata del sillón como muestra para que puedas adquirirla en una ferretería o tienda de artículos de tapicería, de esta manera el mueble mantendrá sus aspecto original.

5. El sofá ha perdido la potencia de movimiento

La velocidad o potencia de movimiento de tu sofá eléctrico es una función que no tiene por qué desmejorar, así que si notas que tu sillón comienza a moverse lentamente o se atasca no debes omitir esta falla.

¿Por qué mi sofá eléctrico ha perdido potencia de movimiento?

Algunos de los cables de alimentación de estos muebles se encuentran ubicados en áreas poco convenientes en donde se atascan, se pellizcan o se cortan así que la razón más probable es que uno de estos cables presente algún daño.

Por otro lado, las fallas en el suministro eléctrico o las sobrecargas también pueden afectar el funcionamiento de tu sillón, causando daños graves en el transformador, el cableado o los interruptores.

Posible solución para el sofá con fallas en la potencia de movimiento

Teniendo en cuenta la gravedad del asunto, la mejor alternativa que puedes considerar es contactar a un técnico electricista calificado que pueda ayudarte a detectar el nivel de daño que presenta el sistema eléctrico de tu sofá, ya que lo más probable es que debas reemplazar algunos de sus accesorios.

6. No puedo abrir mi sillón eléctrico

Si se trata de un sillón nuevo es posible que te encuentres con este problema, ya que los fabricantes toman algunas medidas de seguridad para garantizar a sus clientes un envío seguro y libre de incidentes.

¿Por qué no puedo abrir mi sofá?

Tal como mencionamos, se trata tan solo de un sistema de seguridad empleado por los fabricantes, quienes ajustan unas correas que evitan que el sillón se abra durante el proceso de entrega.

Posible solución para el sofá eléctrico que no abre

Una recomendación que debes implementar cada vez que adquieras un sillón reclinable es verificar las recomendaciones plasmadas en el manual de usuario, pues dependiendo de la marca o modelo de tu sofá encontrarás procedimientos diferentes para retirar cualquier accesorio de seguridad e instalarlo correctamente.

7. Mi sofá ha perdido tensión

Cuando el sofá pierde tensión inevitablemente pierde estabilidad y comodidad, es por eso que el problema de tensión es uno de los más molestos de esta lista, pero no debes preocuparte, ya que la solución es más simple de lo que imaginas.

¿Por qué mi sofá eléctrico ha perdido tensión?

La tensión es un problema que no solo presentan los sofás eléctricos, sino también los reclinables y ocurre a medida que cumple años de uso, especialmente cuando se sobrecargan con más peso del que pueden soportar.

Posible solución para el sofá que ha perdido tensión

La buena noticia es que con tan solo acudir al manual de usuario de tu sillón puedes encontrar las instrucciones para ajustar tu sofá por tus propias manos y sin necesidad de contratar a terceros para que no tengas que gastar de más.