Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Para poder realizar una denuncia por una obra que no ha sido terminada o está mal hecha lo mejor que puedes hacer es contratar los servicios de una empresa profesional. Con ella te resultará todo mucho más fácil porque no solo contarás con la ayuda profesional que buscas, sino con los informes que harán que los trámites te resulten más rápidos.

Contrata los servicios de un perito

Lo primero que debes hacer es contratar los servicios de un perito experto en construcción. En Viapericial.com podrás encontrar al perito especializado en malas prácticas profesionales. Con su colaboración podrás tener la certeza de contar con un profesional que tiene los conocimientos necesarios para realizar este trámite. Gracias a sus conocimientos y habilidades técnicas podrá realizar una inspección minuciosa de la obra.

Con la colaboración de un buen perito como el de VP podrás tener la certeza de que él mismo hará un informe detallado sobre los elementos estructurales de la construcción.

También se encargará de analizar los materiales que se han usado para la construcción. En ese análisis se dejará constancia de si los materiales usados son o no de calidad. En caso de no llegar a la calidad mínima se dejará constancia en el propio informe.

También se identificarán las deficiencias y los incumplimientos exigidos por la ley en el ámbito de la construcción.

Finalmente, también se dejará constancia del precio estimado del coste de la reparación para que la vivienda quede en perfectas condiciones.

Lo que sí debes tener claro a la hora de contratar los servicios de un perito en construcción es que el mismo sea imparcial. No debes cometer el error de trabajar con un perito que trabaje para las aseguradoras. Siempre debes optar por los peritos imparciales para tener la certeza de que el informe es realista y válido. Por ese motivo, los servicios de Via Pericial son una buena opción para ti, son imparciales y tendrás la seguridad de que la información del informe es de calidad.

¿Puedo negarme a pagar una obra mal hecha?

Es una pregunta que nos hacemos los compradores cuando somos conscientes de que la compra no está bien ejecutada o lo que es lo mismo, no es lo que hemos comprado realmente.

Para dar respuesta tenemos que analizar el artículo 1544 del Código Civil. En este caso, vemos como el comprador tiene la obligación de pagar el importe pactado. Pero de igual manera, el vendedor tiene la obligación de finalizar la obra y cumplir los plazos y calidades pactados en el acuerdo. De esa manera, no sirve con entregar la vivienda de cualquier manera, sino que hay que cumplir los estándares firmados en el acuerdo.

En caso de que la vivienda se entregue tarde o en mal estado, el comprador puede usar la vía “exceptio non adimpleti contractus” (excepción de incumplimiento de contrato). En ese caso, el comprador a través de un pacto o de la vía judicial puede solicitar la terminación del contrato o una reducción en el precio teniendo en cuenta los años sufridos en la vivienda.

Por ese motivo, si el vendedor exige el 100% del importe pero como comprador no estás satisfecho, lo mejor que puedes hacer es solicitar un informe pericial. Dependiendo del resultado podrás ver si realmente merece la pena realizar una denuncia o no. Eso sumado a un buen abogado te permitirá tener la certeza de que vas a poder defender tus derechos.

¿Cuánto tiempo tengo para reclamar una obra mal ejecutada?

Es importante que tengas claro que en España tenemos hasta un año para realizar la reclamación por una obra mal ejecutada. El plazo comenzará a contar en el momento de la conclusión de la obra. Eso sí, los plazos pueden variar en algunas ocasiones, de aquí que la colaboración de un buen abogado sea de gran ayuda.

En muchas ocasiones cuando los plazos se atrasan, como puedes imaginar el plazo del año comenzará en el momento de la entrega. Al fin y al cabo, hasta ese momento no podemos analizar la calidad de la vivienda, es decir, no podemos saber si la vivienda es digna o no del contrato firmado.

Entonces, si hay varios errores en el trabajo, el plazo para hacer una reclamación se sumará para cada uno de ellos. Es decir, el período para presentar una reclamación será el mismo para todos los problemas detectados. Este sistema permite una gestión más eficiente de las reclamaciones, ya que todos los problemas se tratan con el mismo criterio de tiempo.

Es importante tener claro que hay diez años de “garantía” para los defectos estructurales, tres años para los daños ocasionados por los defectos en las instalaciones y de un año para los defectos de acabado.

¿Qué debo hacer ante un abandono de obra?

Para comenzar a hacer valer tus derechos, lo primero que debes hacer es mandar un burofax al contratista que es el encargado del proyecto. En el mismo deberás indicarle que debe seguir con su actividades de construcción. En caso de que no haya respuesta por su parte en un tiempo de diez días y en consecuencia la obra siga parada, entonces se podrá solicitar la cancelación del contrato debido a la deserción de la obra.

En la información para la cancelación de obra se debe indicar el día y la hora a la cual pueden pasar a coger sus herramientas y equipos. Y pasado ese tiempo, se recomienda cambiar los accesos como las cerraduras para evitar que puedan acceder a la zona pasado el tiempo. Así podrás tener el control.

Posteriormente deberás solicitar un informe pericial. En el mismo se dejará constancia legal sobre el trabajo que se ha realizado y el que se ha dejado de realizar. Además se dejará constancia de las deficiencias. Además, en ese informe se podrá añadir una comparativa entre el precio abonado y los costes.

Los expertos siempre recomiendan realizar un Acta de presencia notarial para autenticar el estado de la vivienda en el momento del abandono. Una vez realizada el acta ya se podrá contratar a otro contratista para que siga la obra. Todo esto puede parecer complicado, pero con la ayuda de los profesionales los trámites resultan ser más sencillos.

El problema de la denuncia es que caemos en gastos extra que pueden ser desde 500 hasta 6000 euros. Por ese motivo, en la medida de lo posible se intenta llegar a un acuerdo con el constructor para evitar tantos problemas legales. Pero si el constructor no hace su trabajo, entonces no nos quedará otra que hacer frente a esos gastos para poder seguir con la obra con otra constructora que sí cumpla con lo pactado.